Ya empezamos a ver las primeras pautas sociales que van ejecutando distintos países frente al Covid19. Y a pesar de que estamos en una etapa temprana, tenemos señales inequívocas en varios casos. Debemos mirar el bosque, porque serán bifurcaciones duras en la pos pandemia.

Muchísimo más allá de la tecnología y de los avances científicos, la democracia como la conocemos, puede estar en riesgo. Para fuertes poderes tradicionales, las sociedades abiertas representan un peligro para el colectivo del futuro.

Un extenso prisma de ‘notas’ sobre flexibilizaciones con disciplina, liberalidades controladas y las remembranzas autoritarias de siempre, surgen y encuentran eco. El colectivo global le teme a las muertes por el virus, pero también esta aterrorizado por los cierres masivos y sus consecuencias.

La necesaria visión integral, nos indica que por primera vez vivimos una cuarentena global. Hoy casi un tercio de los humanos estamos en un confinamiento obligatorio, policial y vigilado. Fronteras físicas cerradas, controles internos al máximo, aislamiento y distancia social como receta únicos, son los símbolos.

Bifurcaciones duras en la pos pandemia, un primer acercamiento, para ayudar a entender el nivel y la profundidad del presente. Porque entendamoslo de una vez por todas, nada será igual.

Y los peligros que se avecinan muchos tienden a minimizarlos, se quedan en sus verdades y cortas visiones. En plena evolución y transformación digital, los algoritmos y las redes abiertas no son suficientes.

Es imprescindible mirar con mayor detenimiento y observar que incluso quienes hasta ayer desdeñaban del papel del Estado, hoy lo piden a gritos. El miedo, el terror y las histerias colectivas, pueden dar paso a apreciaciones de terribles ramificaciones.

Podemos estar a las puertas del retorno del Estado todopoderoso, que dictamina y decide por encima de todos. Adaptado a las formas, pero imparable en el fondo.

Bifurcaciones duras en la pos

Habrá tiempo para que entremos en los detalles de cada una de las opciones, sectores y áreas específicas, hoy debemos concentrarnos en el todo. Lo espectacular de nuestra civilización es que nunca hay un solo camino, y está en nuestras manos diversificar las rutas.

Insistir en que miremos más allá de nuestro ombligo es básico. Las buenas noticias llegan cuando asumimos los retos y peligros presentes, impulsamos su cambio y logramos su expansión.

Nuevamente le recomiendo que salga de su mapa mental, los matices que tienen los Estados actuales no son ideológicos, son de poder.

Así como China, en un extremo tecnológico, y Venezuela en el otro extremo, aplican medidas de fondo iguales, las formas son diferentes. Pero no se alarme, igualmente los Estados Unidos siguen la receta básica, como Alemania y Francia entre otros.

Ciertamente muchos continúan con la identificación de derechas o izquierdas. Pero cuando el tema es sobre derechos humanos, economía sustentable, finanzas abiertas, integración natural con nuestro ambiente, quedan presos y desnudos.

No me crea, realice una revisión sin prejuicios y con amplitud, verá cuan iguales en el fondo son regímenes y gobiernos en apariencia opuestos y disímiles.

Bifurcaciones duras en la pos pandemia, porque un lado quiere total control y otro busca oxígeno para el futuro.

>> Los ejes globales se mueven, porque nada de esto simplemente pasara. Las bases económicas, sociales o políticas que venían haciendo aguas, ahora simplemente terminarán de colapsar.

Sus sustitutos aún están por aparecer.

Tome distancia, aléjese rápidamente de profetas del apocalipsis, de los decretadores de muertes tempranas y de los viudos del marxismo. Un camino a la nada<<

Y aunque indudablemente la primera opción la tienen los autoritarios, en cualquiera de sus matices, la fuerza de quienes pretendemos democracia no es simbólica.

Pandemia de cambios

En un reciente análisis, Foreign Policy, les pregunto a 12 pensadores globales líderes por sus predicciones. Los invito a revisarlos todos, sin embargo, particularmente dos creo que pueden las bifurcaciones duras en la pos pandemia:

Stephen M. Walt

En resumen, COVID-19 creará un mundo menos abierto, menos próspero y menos libre. No tenía que ser así, pero la combinación de un virus mortal, una planificación inadecuada y un liderazgo incompetente ha colocado a la humanidad en un camino nuevo y preocupante”.

Nicholas Burns

“Sin embargo, en todos los países hay muchos ejemplos del poder del espíritu humano: de médicos, enfermeras, líderes políticos y ciudadanos comunes que demuestran resistencia, efectividad y liderazgo. Eso proporciona la esperanza de que hombres y mujeres de todo el mundo puedan prevalecer en respuesta a este desafío extraordinario”.

El debate está abierto y en plena ebullición. El momento de para discutir ciertamente, pero más que nada para pasar a la acción. El macro de la pandemia se mueve entre un mayor autoritarismo y más nacionalismos por un lado. Y por otro, en la convicción de una sociedad dirigida de manera más abierta, democrática y profundamente integrada al planeta.

Convicciones y poderes que hace rato pujan dentro del orden mundial. Y ciertamente la pandemia cambiará el mundo para siempre, y será desde distintos ángulos y direcciones.

Es primordial ubicarnos entre estas bifurcaciones duras en la pos pandemia, para luego desgranar las cascadas. En pleno empuje descentralizador de las finanzas globales y de la economía el mundo entra en una crisis de salud mundial.

Ahora es que veremos movimientos y acciones, pero no pierda la mirada de lo fundamental. Pronto volveremos y revisaremos detalles de las bifurcaciones duras en el globo pos pandemia.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay      

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here