No hay un solo camino, todo está en plena construcción. Una banca digital y multipropósito asoma sus diferentes rostros.

Así es, la transformación digital que se venía gestando, terminó de explotar. Y sin lugar a dudas, quienes no se transformen simplemente dejaran el mercado.

Pero mucho cuidado con pensar que existe solo una receta, o solo una vía. Quizás al final tengamos un sistema financiero específico y homogéneo. Sin embargo, ahora estamos en tiempos de siembra.

Banca tradicional, Open Banking, Fintech, Cripto Bancos, aplicaciones centralizadas o no, todas se suman. En algunos casos son simplemente accesorios, en otros, los más, cambios profundos.

Históricamente las crisis revientan estructuras establecidas y colocan otras. En este caso, definitivamente nada indica que será diferente.

Quienes sigan hibernando y no se dedique a innovar, quedarán marginados del mercado. Y esta aseveración tan tajante es un hecho que podemos confirmar día a día.

>> Las finanzas híbridas se consolidan el 2021 y los espacios serán luchados. Habrá regulaciones por doquier y el fraccionamiento será mucho más expansivo<<

Más de 101 millones de personas se incorporaron al mercado cripto. Y la industria criptográfica ya exhibe líneas que se entrecruzan entre fiat y cripto.

Por otra parte, las finanzas descentralizadas con una hora de desarrollo superan siete años en la tierra tradicional.

“La tokenización de activos, la agricultura de rendimiento, o la minería de liquidez, o cualquiera de las innovaciones DeFi, son un futuro. Sin embargo, este futuro puede ser o no, depende de cómo logremos torcer las intenciones de algunos”.

Una banca digital y multipropósito, avanza entre disrupción, evolución y modernidad. Donde cada quien jala hacia su lado, pero el que no asimile, queda fuera.

Digital y multipropósito  

Hace poco desde Finnovista nos entregaron un reporte espectacular. Y es así, no solo por su contenido de impacto, sino por datos que lo dejan a uno frío.

Es impresionante como aún empresas y organizaciones de todo tipo y tamaño duermen el sueño eterno. Parecen no haber comprendido la magnitud de la situación.

El mundo será profundamente digital y las finanzas de ese mundo serán su consecuencia.

“Las compañías más rentables del mundo han sido creadas por visionarios que idearon nuevos productos, soluciones o modelos de negocios innovadores. Paralelamente, la mayoría de las grandes empresas que desaparecen lo hacen porque no logran innovar y reinventarse. Por lo tanto, la innovación ha demostrado ser el factor clave de éxito tanto para empresas nuevas como para las existentes”.

Avanzamos de manera veloz hacia una banca digital y multipropósito. En estas etapas tempranas, vemos cómo crecen exponencialmente fintech y bancos digitales. Lo que hasta ayer era un ‘nicho’ del mercado, hoy empiezan a ser el mercado.

Esta cascada de cambios ciertamente se ha iniciado en los países más desarrollados. Pero para nada es y será exclusivo de esas sociedades.

Posiblemente le ha llegado el turno a más del 50% de la población latinoamericana que no tiene cuentas bancarias. Una banca digital y multipropósito que combina lo mejor de dos mundos.

Y quienes tengan el olfato, la visión y los recursos pueden convertirse en la banca del futuro. Ya en África se dan poderosos y actuales ejemplos.  Dos continentes que pueden representar el salto financiero que se viene.

Imagen de Pete Linforth en Pixabay 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here