Nada ni nadie está quieto en esta pandemia en el sistema financiero. Fintech amplían sus horizontes globales, y expanden operaciones.

Las implicaciones generales, particulares y profundas del efecto Covid19, están en pleno desarrollo. La industria de pagos ha visto movimientos, tras movimientos.

Esta ola de consolidaciones, alianzas y fusiones, fue coronada este año por la adquisición de Ingenico por parte de Worldline. Generando la cuarta empresa de pagos más grande del mundo.

También Nexi y SIA de Italia acordaron el lunes una fusión largamente esperada para crear un grupo de pagos domésticos dominante.

Este caso en particular ha contado con la activa participación del gobierno de Italia. El ministro de industria dijo, “Esta es una transacción estratégica por sus implicaciones para combatir la evasión fiscal a través de pagos digitales”.

Es bueno recordar que los italianos mantienen una fuerte preferencia por el efectivo. De tal forma que estos acuerdos ayudan a acelerar un cambio a los pagos electrónicos.

El grupo saliente de esta fusión gestiona pagos para unos 2 millones de comerciantes. Además operaciones de más de 120 millones de tarjetas y procesa más de 21 mil millones de transacciones al año.

Fintech amplían sus horizontes globales, porque la transformación digital avanza.

>> La evolución que vivimos dentro de las finanzas globales no es exclusiva de ninguna tecnología solitaria ni de solo un puñado de actores. El nacimiento de internet y el surgimiento del internet del valor, han creado un mapa financiero que se modifica constantemente. Crece el ritmo fintech en Latinoamérica, sumando alternativas y desarrollos diversos y multifacéticos<<

Fintech amplían sus horizontes

Es que los movimientos no reconocen fronteras. Y si bien se habla de desglobalización, la conexión financiera es mundial.

El Financial Times eligió a la fintech colombiana Zinobe, como la compañía de más rápido crecimiento en Colombia. Ahora junto a la compañía mexicana de servicios financieros Mexarrend, anunció su primera incursión en mercados internacionales.

Fruto de esta alianza, nació Centeo una compañía fintech, enfocada en dar préstamos a pequeñas y medianas empresas.

“Este es un proyecto que nos emociona enormemente. Estamos convencidos de que con las capacidades tecnológicas y de analítica avanzada que hemos desarrollado en Zinobe, junto a la experiencia de Mexarrend en el mercado mexicano. Vamos poder generar un impacto positivo en un sector desatendido”.

Es bueno recordar que Zinobe se fundó en el 2012, y tiene como principal producto Lineru. Hasta la fecha ya ha entregado más de un millón de créditos a colombianos en los 32 departamentos del país.

Pero es que nada de esto se queda allí. Nubank, el banco digital más grande del mundo, llega a Colombia. Con presencia en Brasil, Argentina y México, más de siete años en el mercado y 30 millones de clientes.

Cómo declaro su fundador Daniel Vélez:

“La penetración de internet y de los teléfonos inteligentes crearon una ventana de oportunidad para nosotros. Incluso como una startup, podríamos competir cara a cara con los grandes bancos. De repente, no necesitaba miles de millones de dólares para construir sucursales bancarias y no necesitaba cientos de millones de dólares para comprar centros de datos de IBM. Podría usar internet para adquirir clientes”.

Una globalidad fraccionada

Es que como le dijimos hace poco: Finanzas híbridas se consolidan el 2021. “Tendremos entonces buenos amigos,  más movimientos telúricos por venir”.

Y como si todo esto fuera poco, desde Argentina dos fintech abren caminos. Moni, que desembarcará en Colombia con los préstamos a través del celular. La otra es Ualá, que llegará hasta México para incluir a los excluidos del sistema tradicional.

Es impresionante la velocidad, fintech amplía sus horizontes globales.

Imagen de Pete Linforth en Pixabay  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here