La educación financiera debe tener como finalidad, entregar herramientas idóneas para decidir. Una cartera para un mejor futuro, porque ese es el fin.

Porque el tema no es convertirnos en economistas ni especialistas financieros. La idea en definitiva es proveer las piezas fundamentales para defendernos.

¿Y defendernos de que? Bueno, ni en este mundo ni en ninguno nos darán las cosas gratis. Debemos trabajar y luchar para ganárselas.

Una de las bases del Bitcoin y de las criptomonedas es impulsar el acceso financieros a todos. Posiblemente es muy fácil decirlo, sin embargo sabemos que no es fácil hacerlo.

Pero en conclusión, las herramientas están allí y no necesitas millones para entrar al sistema. Al contrario en estas etapas tempranas, ahora es que queda camino por andar. Y las opciones continúan naciendo y desarrollándose.

Somos participes de un momento que puede, insisto puede, ser espectacularmente beneficioso para muchos. Y a pesar de que está entrando dinero institucional, también la persona común está entrando.

>>La adopción de Bitcoin de arriba hacia abajo se ha podido apreciar por ejemplo en USA. En este sentido, el pasado mes de noviembre. El Contralor de la Moneda ante el Senado, Brian Brooks, expresó: “Hoy en día, aproximadamente 60 millones de estadounidenses. Poseen algún tipo de criptomoneda. Lo cual, refiere una capitalización total de mercado de casi 430.000 millones de USD”<< 

Una cifra nada despreciable, que debemos procurar seguir aumentando. Una cartera para un mejor futuro, nuestro y de nuestros hijos.

Porque sin lugar a dudas estamos entrando en una era digital total.

La masificación digital es un hecho, en varias formas y diversas modalidades. De una manera explosiva bitcoin y las criptomonedas pusieron a los gobiernos a correr”.

Cartera para un mejor futuro

Es que la intención de esta nota no es armarte o indicar inversiones o ahorros en específico. En nuestras guías y otras publicaciones puedes conseguir  información a ese respecto.

La finalidad hoy es ubicarte en la necesidad de que asimiles los cambios. Una cartera para un mejor futuro es el paso inicial que debemos dar.

Estamos en un año en extremo duro con muchísimas personas en todo el mundo. Los efectos de la pandemia, las medidas de muchos gobiernos y la caída económica marcan tiempos difíciles.

Y no, para nada hablamos aquí de inflación, mucho menos de hiperinflación. Salvo el caso emblemático de Venezuela, que no es fruto de la pandemia, nos movemos en aguas deflacionarias.

Así que la decisión de una cartera para un mejor futuro debe estar centrada y ubicada. Gustavo Godoy hace tiempo lo viene recalcando:

“En fin, la impresión de dinero no siempre genera inflación. Como evidencia, podríamos usar la experiencia de este año 2020. La impresión monetaria ha sido histórica. Sin embargo, la inflación se ha mantenido bajo control. De hecho, los estímulos han beneficiado mucho a Bitcoin. Esta es la idea. Se inyecta liquidez en el sistema para estimular la economía”.

La decisión de entrar al mercado cripto, debe ser porque representa parte del futuro. Un panorama digitalizado con muchas puertas, disímiles actores y distintas opciones.

¿Al final, no es eso lo que aspiramos? La posibilidad de tener la capacidad y las herramientas para decidir.

Verificar, investigar y pensar antes de actuar, que las pasiones no nublen tus sentidos. Una cartera para un mejor futuro, debe ser flexible, amplia y básicamente real.

Imagen de dawnfu en Pixabay

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here