Este año y particularmente los últimos meses, se ha acelerado exponencialmente, las iniciativas de reglamentación de las criptomonedas. Desde todos los lados vemos a diario como se asoman trabajos y propuestas gubernamentales. Definitivamente, se aceleran las rutas de la regulación global.

Es hoy en día evidente, tal como hemos tratado aquí, que Libra les mostró a los gobiernos y organismos globales, la poderosa fuerza de las cripto. La Comisión de Bolsa y Valores​​ de Estados Unidos (SEC), el G7, el Banco Central Europeo, la Junta de Estabilidad Financiera (FSB) y el Banco de Pagos Internacionales (BIS), se dieron cuenta que una sustitución de las monedas nacionales es posible.

Indistintamente de las conjeturas y posiciones que tengamos sobre las criptomonedas, la realidad es demasiado evidente. Las acciones de los diferentes gobiernos del mundo, no vienen sino, a confirmar lo que estamos diciendo. Son hechos, más allá de cualquier especulación o perjuicio, que cada uno de nosotros pueda tener.

Ahora no existe una posición mundial única y homogénea sobre el tema. Podemos observar como hay extremos de control absoluto, en los casos de China, Rusia o la India, hasta posibles cripto naciones. El margen de construcción está en pleno proceso, solo que las fuerzas más poderosas buscarán imponer su ley.

Aclaremos de una manera enfática, que somos impulsores de marcos regulatorios a nivel global. Eso sí, estamos convencidos y los hechos históricos lo corroboran, que este sistema financiero hay que cambiarlo. No hablo de una utopía libertaria extrema y claramente inviable, proponemos sistemas justos, inclusivos y de profundo respeto por los derechos humanos de las personas.

Sabemos que, se aceleran las rutas de la regulación global, y procuramos aportar acciones prácticas y realizables para evolucionar las finanzas del mundo. Esta disrupción de las criptomonedas tiene la capacidad para hacerlo.

Rutas de la regulación global

Hay un grupo de países encabezados por China, quienes definitivamente no van a soltar ni un ápice, del control que tienen sobre sus ciudadanos. El cierre de más de cien plataformas de intercambios cripto, debería servir de una vez por todas, para que todos entiendan su ruta. El régimen chino está muy claro en el camino, desarrollar en principio su CBDC, y luego encaminarse hacia una Stablecoin basada en su Yuan y en Oro.

La India es sin lugar a dudas, el segundo país con más acciones y sentimientos anti bitcoin. Ambos alaban ahora de una manera u otra a la Blockchain, pero no se entusiasmen, lo más seguro es que las soluciones que implementen, no se parezcan para nada a la descentralización.

En Tailandia por otro lado las cosas parecen tomar otro rumbo. Su Comisión de Bolsa y Valores, planea enmendar el real decreto sobre negocios de activos digitales el próximo año, con el objetivo de facilitar el crecimiento de los activos digitales y proteger a los inversores de riesgos innecesarios.

Corea del Sur aprueba un nuevo proyecto, que clasifica oficialmente a las criptomonedas, como activos digitales y reconoce los intercambios cripto como negocios financieros regulados. A pesar de algunas idas y venidas, creemos que este gigante asiático, marcara pauta, con una regulación de impulso y adopción del ecosistema.

Sin terminar de dar homogeneidad a su diversidad, la Unión Europea, continua dando señales contradictorias y a veces totalmente enfrentadas. Esta debería ser una oportunidad de oro para las naciones de esta alianza. Benoit Coeure, confirman parte de lo que hablamos: “Europa corre el riesgo de perder su ventaja económica”, dijo Coeure. “Las soluciones específicas de cada país carecen del tamaño y la escala necesarios, y la fragmentación nacional ha paralizado la competencia y sofocado la innovación a nivel paneuropeo”.

Distintas rutas se aceleran

Similar que con el Bitcoin, a los Estados Unidos, muchos lo han dado por muerto infinitas veces. Es un tema recurrente de quienes se abrogan, tener la verdad absoluta y que los demás somos meros espectadores. Los gringos, han demostrado una enorme capacidad, para adaptarse a las circunstancias y a las nuevas tecnologías. Mientras investigan y debaten, avanzan hacia formas para asimilar y adentrarse en esta evolución. Creo que una vez más, los supuestos anti imperialistas, se quedaran con las ganas de ver la muerte de este gigante del norte.

Es impresionante cómo se aceleran las rutas de la regulación global. El presidente del Banco de Ghana (BoG), dijo en un reciente discurso que el país está explorando la posibilidad de emitir una moneda digital del banco central (CBDC). Los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita están planeando una moneda digital emitida conjuntamente para uso bancario. En Riyadh esta semana, funcionarios bancarios de ambos países se reúnen para discutir los desafíos y oportunidades para sus dos sectores financieros.

África en global, está dando pasos que pasan de manera imperceptible para muchos. Ignorada por muchas compañías de transacciones en línea, con rechazos constantes de sus tarjetas de crédito y limitada penetración bancaria, pueden ser ingredientes que impulsen, la adopción de ecosistemas de criptomonedas a muchos de sus países. Muy poco que perder y muchísimo por ganar tienen las naciones africanas. Hasta el CEO de Twitter acaba de twittear “…África definirá el futuro (¡especialmente el bitcoin!). Todavía no estoy seguro en dónde, pero viviré aquí durante 3-6 meses a mediados de 2020. Agradecido pude experimentar una pequeña parte”.

La Encuesta Global de Consumidores de Statista del mes de julio, nos muestra datos por demás interesantes. La región mundial donde se ubicaban la mayoría de los usuarios de criptomonedas era América Latina.

La ruta Latinoamericana

Definidos como el continente de la esperanza, no terminamos de dar el paso concluyente. Los últimos acontecimientos políticos, desnudan una vez más nuestra inmensa fragilidad institucional. No es suficiente declararnos ser el futuro, este hay que construirlo, no destruirlo.

Seguimos teniendo grande expectativas y muchísimos anhelos de cambios, pero hay que pisar tierra. La ruta latinoamericana de las criptomonedas debe estar ligada al desarrollo integral de nuestras realidades sociales, políticas y económicas.

Si se aceleran las rutas de la regulación global, corresponde a América Latina deslastrarse de tantas pequeñeces políticas. El uso de bitcoin y otras criptomonedas como refugio ante la inflación, la corrupción o excluyentes servicios bancarios, para nada catapultan un marco normativo de impulso cripto.

La esperanza para cambiar, no es quedarse a ver qué pasa. Corresponde hacer, entendiendo en profundidad lo que representan las criptomonedas y actuando en consecuencia. Demostrar con hechos, que la región si está preparada para esta evolución financiera.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay     

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here