Algunos sostienen que el virus que se originó en China no es el verdadero causante de la crisis. Atribuyen al pánico y a la histeria, la real responsabilidad de los desplomes en los mercados financieros. Otros aprovechan y reafirman que el sistema actual está enfermo y que esto es su consecuencia. La verdad, nos alcanzó el futuro.

Antes de entrar en terrenos más profundos, demuestra esta situación que leer adecuadamente las señales te mantendrá preparado. Quizás no para todo, pero si dejaste atrás tus prejuicios y viejos esquemas, estás en mejor posición que muchos.

Esos a los que el mundo ha llamado visionarios, parece que siempre van a ser unos pocos. Pero con las herramientas actuales, todos tenemos posibilidades de tomar medidas frente a los cambios por venir.

El internet desde su aparición, dio la primera clarinada de lo que estaba naciendo. Sino tiene la edad suficiente, averigüe cómo era el mundo antes de la llegada de la autopista global de la información. Si lo hace no solo se sorprenderá, también no se podrá imaginar cómo se vivía de esa forma.

Nos alcanzó el futuro y a una inmensa mayoría los agarro desnudos y sin planes. Y no podrán argumentar que no tenían como enterarse de lo que estaba pasando. Precisamente el internet abrió las puertas de la conexión para unos cuantos.

El llamado Coronavirus simplemente fue “el aleteo del cisne negro”. Un evento que extendió su vuelo y empezó a generar una reacción en cadena de múltiples ramificaciones.

>>Este batir de alas ha convertido a todo el planeta en una verdadera pandemia financiera. Que obligatoriamente producirá profundas consecuencias sociales, políticas y económicas. A los apurados les digo que esto no será visible de inmediato, pero su impacto real será impresionante entre uno y dos años<<     

El futuro nos avisó

El Bitcoin y el Blockchain dieron la segunda campanada. Pero incluso en ese momento quedaban muchísimos rezagados en el mundo. Y los números de la brecha digital todavía siguen siendo escandalosos.

Según Internet World Stats, hasta finales del 2019 existen 4.536 millones de internautas conectados, con porcentajes de cobertura sobre el total de la población que van desde un 89% en Estados Unidos y 88% en Europa, hasta un 40% en el continente africano. En el medio, la cobertura en América Latina y el Caribe alcanza un 69%.

Debemos aquí hacen una acotación importante, si bien existe una brecha digital marcara por la falta de acceso libre, adecuado y equilibrado a internet, también hay un problema cultural.

Es preciso un cambio cultural, que implique a todas las personas sin importar su condición o rango de edad. Para poner a su alcance y de forma más intuitiva y potable lo que llega, ha llegado y llegará en un futuro en materia digital.

En contexto aproximadamente el 53% de la población mundial está conectada. El 47% restante está compuesto en gran medida por mujeres y personas mayores de 60 años.

Reducir la brecha digital implica marchar en dos frentes al mismo tiempo:

  • Acceso generalizado.
  • Educación para la era digital.

Lo malo de todo esto es que indistintamente de lo que aspiremos, la evolución continuara. Nos alcanzó el futuro en cada una de las cosas que hacemos, producimos y estudiamos.

El virus simplemente exploto las debilidades de un sistema que necesita transformación urgente y de unas personas que tienen que volver a aprender. La etapa pos crisis coronavirus será intensa y poderosamente desequilibrante.

Ya no valen las excusas ni las demoras, o te montas en las rutas de la transformación digital, o desapareces. Los tiempos se aceleraran en todos los sectores.

Nos alcanzó

Ya para nada valen poses y espejismos sin sustancia. Quienes se tomaron en serio esta evolución de la humanidad saldrán con innegable fuerza a proponer la ruta. El mundo digital copara más rápidamente de lo que pensábamos nuestra casa terrenal.

Es disrupción no continuación,  y está representado por quienes asimilen las tecnologías disruptivas y cambien su propio mapa mental. El mundo que se diseña en esta nueva era, será diferente en todo”.

Y para bien en general, las cosas se han acelerado. No es igual de digitalización que de transformación digital, quienes aún ni siquiera entendían la primera, la segunda se les aleja bastante.

Si usted está en la primera etapa de esta cadena, le recomendamos que rompa la cuerda y trate de avanzar rápidamente. Aquí nadie va a esperar por otro, nos alcanzó el futuro en este 2020.

Imagen de Angel-Kun en Pixabay 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here