La minería de Bitcoin una actividad para la libertad. De lo contrario, el ecosistema del BTC está posado sobre piso mojado y losas de arena.

La actividad minera de cualquier índole, siempre ha estado envuelta en fuertes críticas. desde la amenaza ambiental que representa la explotación artesanal de la minería del oro y otros metales preciosos. Como la violación de los derechos humanos que conlleva la conocida minería de sangre.

Pues la minería de Bitcoin no está exenta de críticas y problemas. Donde la primera ya es recurrente. El gasto de la energía en la actividad minera del BTC está muy alejada de ser algo “ecológico”. No obstante, la tecnología avanza y poco a poco se están desarrollando alternativas más amables con el medio ambiente.

Pero quizás, el aspecto más grave no sea este. Sino la de violación de los derechos humanos. En el mundo ya existen convenciones para aislar la industria minera ilegal. E incluso se han utilizado en estos últimos tiempos blockchain de trazabilidad para garantizar el origen legal del material extraído en las minas.

No obstante, no son pocos los países que han sido acusados por la corte Interamericana de DDHH, y la ONU. Y en los cuales se ha demostrado una violación sistemática de los DDHH de los ciudadanos. Y que experimenta al mismo tiempo una alta actividad de minería criptográfica.

Minería de Bitcoin una actividad sobre losas de arena

Cualquier negocio que se desarrolle con el auspicio de la ilegalidad, es un negocio que tiene rabo de paja. Y en este sentido, la minería de Bitcoin que se desarrolla en países donde las libertades individuales se ven ahogadas. No puede ser un buen destino para los mineros. Por muy económica que sea la energía eléctrica. Tal es el caso de Irán y Venezuela.

En Venezuela la producción o generación de energía eléctrica es considerada un tema estratégico. Al punto que el Estado es quien tiene el derecho de generarla. Sin embargo, en el marco de una crisis eléctrica que no pudo contener. Hizo algunas concesiones que han permitido hasta cierto punto compartir con algunas empresas la generación de energía eléctrica. Pero es de admitir, que quien hizo la concesión, y dicta la regla, en cualquier momento, siempre que le convenga podría volver a retirarla. Porque no existen garantías.

La energía eléctrica en este país suramericano es muy barata. Como en Irán. y debido a esto, muchos han pensado que sería un buen destino para instalar una granja. Quien se deje llevar por esto y no mire el entorno pronto se vería envuelto en una gran pérdida.

En Venezuela se han decomisado innumerables equipos que terminan en manos del Estado, organismos, instituciones o empresarios aliados al régimen. Si en Venezuela, como de seguro, en otros países, hay una pujante industria minera levantada sobre el abuso del poder y la violación de DDHH. 

La minería de Bitcoin una actividad para la libertad, debe recordarnos que en ella hay experiencias indeseables. Y que reportan una gran debilidad para el ecosistema.

Imagen cortesía de Starline en Freepik

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here