Aquí no habrá descanso de ningún tipo mientras se desarrolla la posibilidad de un sistema financiero distinto. Vuelve el status financiero contra bitcoin.

Quizás como preámbulo al evento organizado por el Banco de Pagos Internacionales (BIS), fue que BofA dijo lo que dijo. Por eso indicábamos temprano que nos quedan “millas de recorrido”.

Hoy desde la convención del BIS, se repitieron los argumentos tradicionales contra la viabilidad de bitcoin. Ciertamente algo que para nada debería sorprendernos a ninguno de nosotros.

Para el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, es demasiado volátil para ser dinero y “no está respaldado por nada”, pero podría ser un “sustituto del oro”.

Habría que preguntarle al sr. Powell cual es el respaldo real de las monedas fiat. ¿Un gobierno, los políticos, el banco central, las inmensas deudas públicas? Es que en definitiva es una lucha de poderes.

Y hablar de ‘activo especulativo’ en la cuna de la especulación financiera, es tremendamente paradójico. Al final y a pesar de su retórica, asoma que la criptomoneda  es una nueva forma de oro.

En paralelo algunos desde las finanzas tradicionales aprovecharon para volver con sus ‘reservas’. Que si el consumo energético, que su ineficiencia como método de pago, etc.

Precisamente también hoy desde Ecoinometrics de alguna manera se le respondió a estos repetidos argumentos:

  • La limitación en la cantidad de transacciones por hora es solo un problema si considera que Bitcoin es un procesador de pagos masivos a nivel de red. Para Bitcoin como reserva de valor o Bitcoin como capa de liquidación, esto no es un problema.
  • La mayor parte de la volatilidad en Bitcoin proviene del hecho de que estamos en la fase de adopción.

El status financiero contra bitcoin

Les recomiendo leer totalmente la nota de Ecoinometrics. Y a pesar de seguir respondiendo el mismo ritornelo, es necesario hacerlo.

Porque el teme del consumo eléctrico, no resiste un análisis en profundidad. Para Nic Carter, socio de Castle Island Ventures, el debate energético tiene una vía normativa y objetiva:

  • El debate normativo se centra en si es legítimo gastar alguno de los recursos energéticos de la sociedad en la producción y mantenimiento de un sistema monetario no estatal.
  • Y el debate objetivo, que se centra en cuánta energía consume bitcoin, de qué fuentes se extrae y cómo es probable que se vea la imagen en el futuro.

Igual que desde Ecoinometrics, Carter no solo rompe los manidos argumentos tradicionales, sino que desnuda la ignorancia o manipulación que se hace.

Se desconoce, o se esconde, el desarrollo que se viene realizando en las distintas blockchain y proyectos. Se meten en un mismo saco peras y manzanas sin saber cómo se avanza en la escalabilidad.

Vuelve el status financiero contra bitcoin, sin renovar argumentos ya superados. Porque en cualquier debate real, no resistirían mucho tiempo sin que se descubra dónde está la realidad.

Seguiremos viendo estas posiciones que procuran establecer una especie de cerco sanitario a las criptomonedas. Debemos recordar que son desde los poderes tradicionales de donde provienen estos argumentos.

Para las personas en África o América Latina, que han descubierto el bitcoin, nada de esto les preocupa. Tampoco para los estadounidenses, asiáticos y europeos que empiezan a usarlo.

Vuelve el status financiero contra bitcoin y seguiremos avanzando en esta carrera por el futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here