Si quedaba alguna duda de la posición y opinión de la presidente del BCE, su artículo la despejo. Lagarde advierte sobre bitcoin y stablecoin.

“Se pueden extraer lecciones importantes del pasado para comprender los factores que influyen en el viaje hacia el futuro del dinero, incluida la posible introducción de un euro digital. Garantizar que el euro satisfaga las necesidades de los ciudadanos europeos es un elemento central del mandato del BCE”.

Así comienza Lagarde un breve, pero condensado paseo por la historia del dinero. Claro, aclaremos desde el principio, es la posición desde las esferas del poder público.

Y por supuesto que es lógica, y está en línea con los organismos reguladores y gobiernos del mundo. De acuerdo a esta lógica, los bancos centrales son los únicos que garantizan la estabilidad financiera.

Además, que igualmente su dinero, cumple las funciones del dinero:

  • Medio de Cambio.
  • Unidad de cuenta.
  • Depósito de valor.

Entra Lagarde en el terreno del progreso tecnológico, y reconoce el cambio en la naturaleza del dinero.

“La digitalización y los avances tecnológicos están transformando todos los ámbitos de la sociedad, acelerando el proceso de desmaterialización”.

Habla de ‘un nuevo dinero privado’, que está disponible como depósitos bancarios comerciales. Y “que se pueden utilizar para transferencias y débitos directos, y como dinero electrónico a través de tarjetas de crédito y aplicaciones de pago móvil”.

Asume la falta del dinero digital minorista, y ratifica la necesidad de un Euro digital. Eso si nunca deja de mencionar que el dinero del banco central es único, seguro, libre de riesgos y sin restricciones.

Lagarde advierte sobre bitcoin

De manera directa se pregunta:

“¿qué pasa con bitcoin u otros criptoactivos que han estado tratando de afianzarse en el espacio de pagos digitales y anclar la confianza en su tecnología?”

Para la presidente del BCE, la tecnología del Bitcoin ‘brinda nuevas oportunidades y nuevos riesgos’. Acepta la total fiabilidad de la blockchain que garantiza la seguridad e integridad de los registros.

Pero inmediatamente considera que el principal “riesgo radica en depender exclusivamente de la tecnología y el concepto erróneo de que no hay un emisor o un reclamo identificables”.

Lagarde advierte sobre bitcoin y stablecoin, y asegura que son sumamente volátiles. De tal forma que los usuarios no pueden confiar en que mantenga un valor estable. Además de que su iliquidez y especulación financiera, hacen que no cumplan todas las funciones del dinero.

Y sobre las Stablecoin, escribió:

“Aunque las monedas estables podrían impulsar una innovación adicional en los pagos y estar bien integradas en las redes sociales, el comercio y otras plataformas, presentan serios riesgos”.

Como no puede usar el argumento de la volatilidad o la especulación, considera su uso “podrían amenazar la estabilidad financiera y la soberanía monetaria”.

Agrega que estas monedas respaldadas por Tecnologías Globales, presentan “riesgos para la competitividad y la autonomía tecnológica en Europa”.

Al final la presidente del BCE confirma su opinión de la necesidad de un Euro digital. Porque considera primordial adaptarse a los cambios tecnológicos.

Lo indiscutible es que su posición está bien clara. Lagarde advierte sobre bitcoin y Stablecoin, ratificando sus ideas.

Y por cierto, su artículo tiene un nombre bien sugestivo: Innovar sin perder la confianza. Ahí se los dejo.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here