Luego del lunes negro, los efectos del coronavirus continúan dañando los mercados económicos mundiales. Y aunque el color rojo sigue prevaleciendo en la mayoría de las bolsas financieras, el sentimiento de incertidumbre y expectación gana terreno entre los inversionistas. Vivimos el día después de mañana, porque según varios expertos no hemos visto lo peor.

El Dow Jones, el Nasdaq Composite y el S & P500 mostraron disminuciones entre el 2 al 3%. Asia también sigue cayendo. El compuesto chino de Shanghái tuvo una caída del 1%, el Nikkei 225 de Japón bajo un 2.3% y el Hang Seng de Hong Kong se deslizo hasta un 0.6%.

En Europa pudieron ver algunas sombras verdes. El índice FTSE 100 de Gran Bretaña aumentó un 0,5%, mientras que el DAX de Alemania y el CAC 40 de Francia escalaron hasta un 2%.

Un punto interesante lo mostraba ayer Kyle Bass, estratega jefe de Hayman Capital Management. En una entrevista a la CNBC afirmó que “el punto álgido de temor al coronavirus no llegará hasta el próximo mes, cuando realmente tengamos una visión clara del impacto que puede tener la epidemia sobre la economía”.

Bass, refiriéndose al impacto del Coronavirus remata con una frase muy llamativa: “estamos en uno de los colapsos financieros más interesantes de los últimos 15-20 años”.

Todo esto mis buenos amigos lo traigo a colación para ubicarnos en el contexto global. Nada de lo que sucede en este mundo interconectado pasa desapercibido. Y estamos en presencia de una crisis originada por un tema de salud, única.

En plena evolución del bitcoin y de las criptomonedas, nadie tiene certeza de las respuestas que se puedan venir. Así como tampoco de las relaciones, similitudes y diferencias entre los mercados tradicionales y las cripto. El día después de mañana vivido por primera vez.

Mañana el día después

Al primario efecto domino de la epidemia global, le empiezan a surgir señales de todos los mercados.

Durante los últimos movimientos de estos dos días Bitcoin y Wall Street se comportaron de manera similar. En el transcurso de la subida de ayer en el mercado de valores de EE. UU., BTC también se disparó a $ 8,100, pero desde entonces retrocedió al nivel actual de aproximadamente $ 7,850.

Antes de que se horroricen, para nada estoy insinuando una correlación entre estos dos. Solo traigo a colación hechos para que nos vayamos formando un concepto.

Agrego algo más, las noticias que nos llegan desde China, hablan de una posible contención del virus por parte de la nación que lo origino. Y mientras esto pasa, en el resto del mundo los estragos apenas empiezan a verse.

Incertidumbre es el signo que domina a todos y cada uno de los mercados. El pánico se acrecienta o disminuye en la medida que evolucione la situación general.

Si China finalmente logra superar la etapa de mayor dureza del problema y vuelve internamente a sus actividades más o menos normales. ¿Qué pasara con el resto del mundo, que ahora es que ve las consecuencias?

Por cierto quienes no conocen la forma como china está superando el virus les recomiendo altamente que lo investiguen. Dudo que salvo en Corea del Norte, se puedan aplicar las medidas que los chinos han impuesto a sus ciudadanos.

El día después de mañana, para que entendamos de una vez por todas que estamos en un mundo diferente.

Omenics y Santiment son empresas de investigación del sistema criptográfico. Omenics analiza datos de mercado, noticias y contenido social para comprender y anticipar cambios en el sentimiento del mercado.

Mañana es nuevo

En otras palabras, junto a datos técnicos, se investiga las redes sociales para “capturar” el sentir que se expande por internet.

A ver si nos entendemos, vivimos una evolución global por si acaso no se ha enterado. Continuar resolviendo las situaciones con herramientas tradicionales no les servirá de mucho. Es imprescindible comprender donde estamos para entender y asimilar su desarrollo.

En sus últimos resultados Omenics como de caída de los precios solo ha resaltado el fuerte sentimiento pesimista asociado con la moneda. Su sistema de calificación Sentscore, ubico a bitcoin en 4,5 sobre 10.

Por otra parte, en twitter Santiment señaló que el sentimiento tiene un “efecto masivo” en los mercados de criptomonedas y, en la mayoría de los casos, puede ocurrir un cambio con este tipo de cruces de sentimientos “debido a pequeñas capitulaciones que se producen por la falta de rendimientos positivos”.

Qua la noticias negativas y el manejo de la información genere efectos en los mercados no es en lo absoluto algo nuevo. La diferencia de hoy con el ayer reciente, es por los tiempos en que se dan las cosas y por las expansiones que se producen.

Nunca antes la inmediatez había roto todos los esquemas, no hay límites para la propagación de la información.

Accionamos en el día después de mañana y para entenderlo debemos cambiar.

El bitcoin ha respondido muy bien a pesar de lo novel y reciente de su sistema. Las finanzas tradicionales procuran estabilizarse en medio de la histeria. Los acontecimientos que se desarrollan pueden marcar hitos fundamentales en la correlación de poder a nivel global.

El día avanza

Definitivamente una China de vuelta a la normalidad y un resto del mundo que debe dar respuestas inmediatas sino quiere profundizar la crisis, serán puntos marcadores. No olvidemos que un 65% del poder del hash de bitcoin está en tierras chinas. Además de que el 98% de la producción de equipos de minera también está aquí.

Hoy un evento que ha producido más 3500 muestras a nivel global, nos demuestra la fragilidad y la conexión que vivimos.

El día después de mañana todavía le faltan muchas lecciones por enseñarnos.

Imagen en Pixabay

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here