La libre competencia, beneficia a los usuarios. Se abaratan costos y se mejoran servicios con la intención de ganarse al cliente. En esta batalla ganará quien tenga mayor flexibilidad y poder de adaptación. Hoy se encuentra Brasil entre PIX y Ripple.

Hemos contemplado a nivel mundial como, a raíz de la pandemia del COVID-19, los países han dado pasos agigantados para solventar las restricciones del confinamiento, el uso del efectivo y acelerar los procesos de pago.

En este sentido, hemos sido testigos de las declaraciones y los adelantos que en la materia ha dado Christine Lagarde, ante la comisión europea y el parlamento Franco Alemán. Europa también se prepara para dar un paso similar.

No podemos obviar el elefante blanco en este comentario: China. En la cual, conviven desde hace mucho formas de pago digital como Wechat y Aliplay.

Lo que ocurre en Brasil, es solo la muestra de la carrera frenética que se está llevando a cabo por permanecer en el mercado. En relación a esto, comenta una nota publicada en China Finance, una revista dirigida por el Banco Popular de China (PBOC)

Los derechos para emitir y controlar una moneda digital se convertirían en un “nuevo campo de batalla” de competencia entre países soberanos

En este sentido, a mediados de este año, el presidente del Banco Central de Brasil, Campos Neto, había anunciado el lanzamiento de PIX en el gigante suramericano. Esta innovación facilitará la vida de los brasileños al poder hacer pagos instantáneos. Así mismo, promete tarifas minúsculas que incluso podrían ser de cero costos para el usuario.

No obstante, hay que recordar que el lanzamiento de PIX, es solo el puente para un objetivo aún más ambicioso. Esto es, la incorporación de una moneda digital para el 2022.

Entre PIX y Ripple

Con el lanzamiento de PIX, muchos auguran lo que sería una batalla entre este y Ripple. Algunos creen, que esta última sería reemplazada por PIX. Es posible.

Ya que, la propuesta de PIX pareciera mejorar el sistema de pago de Ripple. La cual, ofrece transacciones a un costo menor, más rápido y en la denominación de la moneda nacional.

Sin embargo, la innovación no es un puerto donde se llega, sino un camino por descubrir. Es por esto, que el desarrollo de redes de pago instantáneo está en pleno apogeo, y PIX no es la cumbre.

Por lo tanto, mientras Ripple tenga posibilidades de evolucionar y desarrollar puentes con las autoridades reguladoras de Brasil, todavía estará en la carrera.

Un ejemplo ha sido China. Pues, dentro de su ecosistema conviven plataformas de pago privadas como Alipay y Wechat. Y además, ha promocionado su red de servicios Blockchain (BSN), sobre la que correrá el yuan digital.

El objetivo de China es construir el internet de blockchain y llevar el “low cost” a las soluciones blockchain, para que usuarios y empresas de todo el mundo accedan a ellas.

No debe ser una batalla de suma cero. Y aún, la blockchain atesora ventajas indiscutibles que seguro serán aprovechadas por todos los actores.

No sería un acierto que estas dos propuestas luchen frente a frente en batalla campal. La clave está en la postura del gobierno de Brasil ante este panorama. Sí mediante sus leyes abre el compás para la competencia y la alianza estratégica o mediante las mismas favorece el monopolio estatal sobre los sistemas de pago. Lo cual, creemos firmemente, sería un retroceso para esta nación.

Mientras tanto invitamos a posar sus rostros en este panorama latinoamericano, y seguir con entusiasmo lo que ocurre en Brasil entre PIX y Ripple.

Créditos

Imagen de archies7 en Pixabay

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here