Iniciamos nueva etapa de CriptoGuias como debe ser, por el origen. Y es que a pesar de no haber sido el primero, si fue el que resolvió el dilema. Bitcoin y la disrupción de valor, porque estamos en plena evolución financiera global.

Muchas aguas han circulado desde los primeros intentos por integrar la criptografía con el dinero electrónico. Y aunque hubo muy buenos ensayos, no fue sino hasta el 2009 cuando Satoshi Nakamoto y su protocolo Bitcoin 0.1 realmente nos dio las bases fundamentales para toda esta evolución que presenciamos hoy.

Bitcoin representa al mismo tiempo un protocolo, una red de pagos y una moneda. Su carácter público,  descentralizado y con un código abierto inmutable, transparente y participativo, la hace única.

Sin ningún tipo de control central, bitcoin definitivamente rompió todos los esquemas financieros. Incluso cuando la comparas con el resto de las criptomonedas, descubres sus cualidades particulares y distintas a las demás.

Ahora, bitcoin junto a la blockchain, representan un cambio profundo en las finanzas. Hasta su nacimiento era imposible enviar “valor” por internet. Entendamos que cuando hablamos de valor, nos referimos al dinero lógicamente, pero también a otros valores.

Sin importar donde se encuentre, con bitcoin u otra criptomoneda, podemos transmitir dinero directamente a quien queramos. Y lo mejor es que no necesitas permiso de nadie, ni tampoco ningún intermediario.

Por eso es importante ubicarnos en el contexto, bitcoin y la disrupción del valor, representan una nueva era financiera.

Así nos encontramos con un internet que ha evolucionado de una red de información y comunicación, a un sistema financiero en pleno desarrollo. Y precisamente allí vive el centro de todo lo que se está desarrollando.

Somos testigos y a la vez participantes, de intensos cambios en las finanzas como las hemos conocido.

La disrupción del valor

Desde los tiempos de nuestros antepasados, es mucho el trecho recorrido. Y en ese camino, siempre hemos intentado todo lo posible por cubrir nuestras necesidades. Nació entonces el trueque, es decir, cambiar una mercancía que se tenía en exceso por otra. Así, se cambiaba seda por un tipo de armamento, o carnes por trigo.

A medida que evolucionamos, también fue haciéndose imperioso tener un medio de intercambio y pago de aceptación general. El dinero hizo su entrada, y se expresó inicialmente en monedas y especies metálicas.

Y a pesar de que en una parte de nuestra historia, el dinero estuvo respaldado por el oro u otros metales, ahora, es la confianza su respaldo.

>>El dinero es un medio de pago de aceptación general  y de comparación del valor de cambio, es la medida de la utilidad y es principalmente un facilitador del intercambio. El dinero no sólo tiene la propiedad de la universalidad sustitutiva, sino principalmente la de la universalidad adquisitiva. Para poder alcanzar su plenitud necesita de la confianza de la sociedad o quienes lo usan. La confianza en su aceptación presente y futura, y la base del sistema en el que desarrolla su función de manera plena y amplia<<

Debemos asimilar que estamos en presencia de un nuevo salto evolutivo. El dinero y el valor están transformándose para adaptarse a un nuevo mundo digital.

Y no solo es Bitcoin, la Blockchain y las criptomonedas, el cóctel se crece con tecnologías como la Inteligencia artificial y el Internet de las cosas, entre otras.

En nuestra nota “Un nuevo dinero crece en la pandemia”, confirmamos que este ´nuevo dinero´ llego para quedarse. Por eso para entender lo que es bitcoin, debemos comprender que estamos presenciando el nacimiento de nuevos medios de pago.

Bitcoin abrió el camino

Nuestras CriptoGuias pretenden convertirse en tu biblioteca imprescindible para entrar en esta evolución. Desde aquí te iremos indicando las distintas rutas que están tomando las finanzas globales.

Porque no hay un solo camino, Bitcoin y su disrupción del valor es una parte importante dentro del todo, pero solo es una parte.

No necesitas convertirte en un ingeniero ni en un programador de sistemas. Imagina la cara de nuestros antepasados acostumbrados a intercambiar animales, productos terminados y otras mercancías, cuando de repente les pagaban con un objeto redondo de metal.

O cuando ya acostumbrados a ese metal, en lugar de oro, les pagaron con un papel. Y más reciente, en vez de recibir billetes, troquelabas una tarjeta que ´contenía´ el pago.

Evolución disruptiva que ha atravesado la humanidad y que ahora de nuevo presenciamos.

Como te hemos indicado no solo está bitcoin, existen muchísimas más criptomonedas. Veremos cuales terminarán convirtiéndose en dinero y cuales en una representación de valor.

Acompañanos en este espectacular viaje por un inédito proceso de transformación en el mundo. Ya de hecho, los avances se están dando de manera acelerada. Gobiernos que están listos para emitir sus propias monedas digitales, bancos que innovan para adaptarse a los cambios. Todos se aprestan a dar la batalla por influir directamente en las finanzas que se diseñan.

Bitcoin y la disrupción del valor, para que aprendamos a ser autosuficientes y estemos preparados.

El internet y la criptografía insurgieron para modificar cada uno de los aspectos de nuestra vida. Esta finanzas actuarán como efecto cascada, empapando con sus características los social, económico, político, cultural y lo ambiental.

Hoy mismo puedes decidir ser tu propio banco o procurar servicios descentralizados para tus finanzas. Igualmente es posible mover tu dinero entre lo tradicional y lo disruptivo.

Seguiremos dándote detalles en las próximas CriptoGuias.

Créditos

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here