En el mundo actual los ciudadanos prefieren seguridad antes que libertad. Por mucho que admiren el grito de ¡Libertad! de Mel Gibson interpretando a William Wallace. O la gesta emancipadora de Simón Bolívar. Cuando los seres humanos somos confrontados con los sacrificios que exige el ser libres. La mayoría de las veces preferimos el intervencionismo estatal en diversos grados. Por esta razón una criptografía furtiva no será exitosa.

El día de hoy podemos ser testigos de diversos ejemplos de intervencionismo estatal. Algunos se inclinan hacia el desarrollo y el respeto de sus ciudadanos. Y vemos que legislan a favor del libre desarrollo de las competencias individuales.

No obstante, existen otro grupo de países donde los grados de libertad son disminuidos y el control y dominio estatal es notorio y palpable. En este sentido hoy observamos testimonios como Cuba, Corea del Norte, Venezuela, China, Irán, entre otros. Países donde las políticas de estado están orientadas es al mantenimiento en el poder de un actual sistema de gobierno.

En este orden de ideas, algunos medios exponen cómo el banco central de China. Está presionando a algunos de los gigantes de tecnología financiera más grandes del país, para que restrinjan sus ofertas a los pagos. Esto es un tipo de intervencionismo. Donde, aquel que haya seguido la situación China podrá vislumbrar sus oscuras intenciones.

La hegemonía de la CBDC o Yuan Digital, es un objetivo que ya está en marcha. Y el gobierno Chino tiene la fuerza, el dinero y las razones suficientes para no declinar al respecto. Pero para garantizar el éxito total, debe eliminar, sacar del camino sus posibles contrincantes. Los gobiernos no están para eso. Por lo menos aquellos que surgen de la herencia cristiana occidental y que hemos denominado República.

¿Una criptografía furtiva?

Y cada día crecen las ideas entorno a una posible intervención o prohibición generalizada de la criptografía. Esto realmente deformaría el espíritu que inspiró el desarrollo de una economía alternativa, emergente y virtual.

Sobre este punto, podemos hacer referencia a las declaraciones de Ray Dalio que en reiteradas ocasiones ha señalado la posibilidad de la “prohibición de Bitcoin” si este llega a crecer mucho más. La idea puede sonar ridícula, sin embargo hemos hecho referencia anteriormente en este medio sobre lo que significó el decomiso del oro de los estadounidenses por parte del estado a traves de la orden ejecutiva 6102.

En este sentido, podríamos argumentar contrariamente, que las opiniones de algunos son solo eso, opiniones aisladas sin ninguna influencia real. Pero, no es solo una idea aislada. Una característica de todas las ideas, es que no necesitan pasaporte. Ni permisos especiales para anidarse en la mente de cualquier dictador.

Y en los actuales momentos de corrección política, de una diplomacia progresista revisionista. Y en donde el uso perverso del lenguaje oculta terribles violaciones a los derechos humanos. No se extrañen que el día de hoy se estén cometiendo los delitos del ayer con un rostro mas humano y contemporáneo.

Actualmente los tiranos nos gobiernan más porque existe una masa ingenua de personas que por la misma fuerza de las armas y la tortura. Esa es la labor de la demagogia y el populismo.

Hace poco el macro inversionista Jim Rogers expresó:

“Si Bitcoin alguna vez se convierte en una moneda viable, no en un vehículo comercial, sino en una moneda viable, pueden prohibirlo…Los gobiernos no quieren perder el control. A ellos les gusta su monopolio…”

Ante esta posibilidad, muchos han querido indicar que desarrollarían una especie de criptografía furtiva. Y en ese sentido se han venido creando opciones blockchain privadas y anónimas. ¿Pero quién controla internet?

¿Usted que cree? ¿Una criptografía furtiva no será exitosa o si?

 

Imagen de vishnu vijayan en Pixabay 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here