Los NFT deben ir acompañado de una mayor descentralización. El auge de los tokens no fungibles (NFT) ha sido un espectáculo digno de ver. Ya que el mercado parece estar ganando cada vez más adeptos con el paso de los días.

Para poner las cosas en perspectiva en cuanto a lo que ha crecido este espacio. Las estimaciones conservadoras sugieren que la cantidad de dinero que ha entrado en este sector en rápida evolución. Asciende actualmente a más de 500 millones de dólares.

Otra forma de medir el impacto de los NFT en la economía mundial. Es observar la gran variedad de artistas, celebridades y músicos —básicamente cualquiera, a estas alturas— que han adoptado esta tecnología. Por ejemplo, los pioneros del thrash metal, Megadeth, se han convertido recientemente en uno de los últimos en adoptar los NFT. Permitiendo a sus seguidores comprar objetos de colección únicos. Y que cuentan con el respaldo oficial de la banda. Esto demuestra el alcance de esta tecnología casi de la noche a la mañana.

Además, lo que hace que los NFT sean tan singulares es el hecho de que no pueden cambiarse por otros tokens de forma recíproca. Esto es contrario tanto al funcionamiento de la mayoría de los activos fiat —por ejemplo, un dólar estadounidense puede cambiarse por una variedad de bienes—. Como al funcionamiento de la mayoría de las criptomonedas, como Bitcoin (BTC) y Ether (ETH).

Como resultado de esta capacidad única suya, los NFT pueden servir como excelentes medios de propiedad. Permitiendo a los individuos comprar sin problemas una amplia gama de cosas que van desde el arte digital hasta la música e incluso los bienes raíces.

Los NFT necesitan un entorno más descentralizado

NFT deben ir acompañado de una mayor descentralización. A medida que el mercado de tokens no fungibles sigue prosperando. Es lógico que cada vez más personas sigan moviéndose hacia el uso de blockchains altamente descentralizadas. Que ofrezcan un alto nivel de transparencia de datos y flexibilidad a sus usuarios en términos del comercio de NFT. Especialmente cuando se compara con soluciones centralizadas como Rarible, OpenSea, Binance NFT, etc.

Hoy en día existen blockchains basadas en clústeres de tolerancia a fallos bizantinos (BFT). Que han sido creadas a medida para manejar las tareas de gestión de bases de datos de NFT. Una base de datos descentralizada puede proporcionar a los usuarios un acceso optimizado a una red de entrega de datos. Que garantice un alto nivel de protección frente a las filtraciones de datos, los fallos de la red y los problemas de rendimiento. Los cuales son problemas que actualmente afectan en gran medida al ecosistema global de NFT.

Desde el punto de vista técnico, hay que señalar que, aunque la mayoría de los NFT actuales se han construido sobre la red Ethereum. El ecosistema se enfrenta actualmente a algunos problemas graves de congestión. Así como a problemas relacionados con las elevadas tarifas de gas. Recientemente, se ha informado que el precio medio de facilitar una transacción en la red Ethereum (entre finales de febrero y marzo) estaba entre 16 y 20 dólares.

Por último, es pertinente señalar que, aunque la mayoría de los desarrolladores siguen confiando en las bases de datos centralizadas (como las proporcionadas por Amazon Web Services y Microsoft). Lo cierto es que estas bases de datos presentan un punto de fallo centralizado y, por tanto, son propensas a diversas intrusiones y amenazas de terceros.

NFT deben ir acompañado de una mayor descentralización. Esta nota es un resumen y adaptación de la fuente original. Te invitamos a leerla en Cointelegraph.

 

Imagen de Gordon Johnson en Pixabay 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here