Desde que surgió Bitcoin, trajo consigo el extraordinario invento de las criptomonedas. De igual manera, también y quizás más importante, la Blockchain. Sin embargo, la tecnología subyacente de Bitcoin, era aún primitiva y presentaría algunos problemas en el futuro. Así surge la guerra de las blockchain.

Al día de hoy, contamos con Blockchain de segunda, tercera y cuarta generación, que surgen como consecuencia de una constante mejora. Las Blockchain de primera generación como la de Bitcoin son estructuras diseñadas para soportar monedas nativas. Las cadenas de segunda generación como Ethereum, fueron más allá, y además de albergar una moneda, también son estructuras diseñadas para crear contratos inteligentes, DApps, etc.

La adopción de este tipo de opciones, catapultó a la red de Ethereum. Y con ello, surgen otros problemas como la escalabilidad, la velocidad de transacción y la seguridad. Aspectos que hicieron surgir las nuevas redes de tercera generación. Y es la razón de ser de la creación de la red de Ethereum 2.0 la cual promete resolver estas dificultades.

Pero, no está solo, y hoy cuenta con varios competidores. La guerra de las Blockchain ha comenzado y el equipo de Vitalik Buterin no la tiene fácil. Blockchain como la Binance Smart Chain, Polkadot, Cosmos, Eos y Solana, ofrecen velocidad, escalables y estables. Y aunque ahora no tengan la misma popularidad de Ethereum, creemos que eventualmente podamos observar una diversificación en el uso de estas nuevas redes. Revisemos algunas de ellas.

Guerra de las Blockchain

Binance Smart Chain

Es una red blockchain lanzada en el 2020 por Binance. Actualmente brinda programabilidad e interoperabilidad a Binance Chain. Además, es compatible e interoperable con la red de Ethereum. Binance Smart Chain se basa en un sistema de 21 validadores con consenso de Proof of Staked Authority (PoSA).

Y puede soportar un tiempo de bloque de 5 segundos y tarifas más bajas. Los candidatos a validadores más vinculados del replanteo se convertirán en validadores y producirán bloques. La detección de doble signo y otras lógicas de corte garantizan la seguridad, la estabilidad y la finalidad de la cadena.

Cosmos (ATOM)

Los desarrolladores Jae Kwon y Ethan Buchman co fundaron la red Cosmos en 2014. En ese momento crearon Tendermint, el algoritmo de consenso que seguiría impulsando a Cosmos. Más tarde, Kwon y Buchman fueron los autores del informe técnico de Cosmos y lanzaron su software en 2019. 

Cosmos tiene como objetivo crear una red de redes criptográficas unidas por herramientas de código abierto para agilizar las transacciones entre ellas. Su objetivo es fomentar un ecosistema de redes que puedan compartir datos y tokens de manera programática. Cuenta con un consenso Proof of Stake (PoS), con un tiempo de formación por bloque de 1 segundo.

EOS (EOS)

EOS fue lanzada en 2018. Fue creada por el fundador de Bitshares y Steem, Daniel Larimer junto a Brendan Blumer. Y apunta a convertirse en una red con capacidad para procesar millones de transacciones en un segundo. Esto es posible gracias a su uso del mecanismo de consenso sobre eventos. A diferencia del sistema de consenso sobre el estado, el foco principal está en las transacciones, es decir, verificaciones de los eventos que tienen lugar en la red.

Utiliza un mecanismo de consenso de prueba de participación delegada (DPoS). EOS es una de las redes más rápidas en todo el mercado de criptomonedas, además de no incluir pago de comisiones a sus usuarios por realizar transacciones o utilizar la red.

Blockchain de cuarta generación

Además de escalabilidad, velocidad y estabilidad están surgiendo nuevas exigencias. La guerra de las Blockchain se complica y ahora se exige privacidad. De tal manera que han surgido redes que garantizan esto también como Secret Network.

Secret Network es la primera cadena de bloques con contratos inteligentes que preservan la privacidad. Eso significa que las aplicaciones creadas en Secret pueden utilizar datos cifrados sin revelarlos a nadie, ni siquiera a los nodos de la red. Por primera vez, Secret Network permite a los desarrolladores crear aplicaciones potentes, sin permisos y que preservan la privacidad: aplicaciones secretas.

 

 

 

Imagen cortesía de Starline en Freepik

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here