Nuestra historia, muchas veces está dirigida por modas digamos que “generacionales”. Cada innovación tecnológica, es un escalón sobre el cual el pie de la humanidad obtiene un nuevo impulso. Y tras cada salto podemos terminar en un estadio más alto. O en uno más bajo sino apelamos a los interés más altos y nobles. En este sentido, las criptomonedas para buenos y malos es una herramienta que puede significar ese escalón que elevará a unos, y hundirá a otros.

Estamos en esa etapa febril que provocan las innovaciones tecnológicas. En similares circunstancias estuvimos cuando se creó la imprenta, la máquina de vapor el microchip, etc. Hoy el surgimiento criptográfico, la inteligencia artificial, la computación cuántica y el internet de las cosas. Hace que nuestra imaginación, como en aquellos tiempos pasados, nos introduzca en paranoias y terribles presagios sobre el uso de estas tecnologías. Para que luego, en lo sucesivo, se convierta, como la energía eléctrica, en un elemento indispensable de nuestro diario vivir.

Por ejemplo las declaraciones de Ray Dalio sobre Bitcoin fueron un poco apresuradas. Este, declaró hace poco que si el Bitcoin llega a crecer. Lo más probable es que sea prohibido por los gobiernos. Es como decir que si masificamos el uso de los martillos de carpintero, los gobiernos pueden prohibir su uso.

En el siglo xv, cuando se inventó la imprenta. No se vio con buenos ojos por todos. Pues era la oportunidad de reproducir en masa escritos prohibidos. Era un arma que podría revolucionar y democratizar la lectura perturbando el orden establecido. Y en realidad lo hizo.

Criptomonedas para todos

Quizás, estaríamos exagerando un poco. Lo cierto es que más que prohibiciones. Los reguladores y la humanidad se han visto en la necesidad de adquirir nuevos métodos de pago. Así como repensar una nueva economía. Y el desarrollo criptográfico se ha vuelto la imprenta que revolucionó el mundo en aquel entonces.

En estos instantes existe el siguiente panorama. La humanidad se despertó este año en curso con la amenaza mundial de una pandemia. La cual nos obligó a tomar medidas sanitarias de confinamiento. Esta medida, frenó de manera brusca e impredecible la economía mundial. Creando así, grandes desequilibrios.

En consecuencia, las personas se digitalizaron y se virtualizaron mas. Haciendo uso de mecanismo y plataformas que le permitían trabajar, cobrar y pagar a través del Internet de las cosas. Lo que a su vez desató un desarrollo y evolución de estos sistemas de pago. Que exigían ser más rápidos, eficientes y escalables. Inmediatamente las personas vieron como Blockchain y las criptos les otorgaban esas características.

Mientras esta adopción criptográfica surgía. Los procesos y mecanismos de la economía tradicional mermaban, se frenaban. Y por supuesto, tenían que hacer algo para estimular nuevamente el consumo. Así, con el objeto de impulsar nuevamente la economía se disminuyó las tasas de interés a cero. Con el riesgo de generar inflación.

Pero el resultado no ha sido el esperado. La masificación en el uso de Bitcoin ha crecido. Y muchos inversores han optado por cambiar su exceso de efectivo en criptomonedas por el temor a que las mismas se devalúen en los próximos dos años.

Una herramienta para el gobierno

Esto, indiscutiblemente ha generado resquemores. Muchos han salido en detrimento de las criptomonedas. Así mismo, las estafas, los delitos financieros se incrementaron. Y por supuesto los controles, las amenazas, y las prohibiciones llegaron. Sin embargo, poco a poco se está observando cómo, quienes deploraban y prohíben el uso de las criptomonedas. Están siendo obligados a hacer uso de estas.

Lo hemos observado por ejemplo con el gobierno de los EEUU. Quien está utilizando por primera vez un token basado en Ethereum. El cual está vinculado al dólar. Y que además cuenta con una capitalización de 2,7 mil millones de USD. Esta tiene la intención de ser utilizada como herramienta para impulsar su política exterior. En la opinión de Jeremy Allaire, CEO de Circle: “las monedas estables son ahora una herramienta de la política exterior de Estados Unidos”.

Seguramente, en unos años, la opinión de los que hoy rechazan las criptomonedas, se convierta en aceptación. Y estas ya no sean vistas como una herramienta exclusiva de las “mafias organizadas”. Sino, que en efecto criptomonedas para buenos y malos elevará a unos y hundirá a otros. De la misma manera que lo hace un martillo de carpintero si está en las manos de un maestro o en las de un asesino.

 

 

Imagen Cortesía de pvproductions en Freepik

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here