Es posible que muchos ya estén un poco descreídos con el tema de ahora o te quedas. Infinitas campañas de mercadeos desde millones de ángulos nos invaden a diario. Creando la empresa del mañana ahora, a ver si realmente estamos en una disrupción.

¿Cuáles son las señales que indican el fin de algo? ¿Qué fuerzas chocan y procuran marcar la ruta?

El escepticismo de muchos empresarios con los que he conversado en Venezuela, es pasmosa. Y no me refiero aquí a quienes pululan alrededor del poder del momento. Estamos hablando de verdaderos emprendedores, comerciantes, negociadores y creyentes de la iniciativa privada.

Es como seguir presenciando en este siglo, la tan renombrada resistencia al cambio. Increíble cómo incluso nacidos en plena evolución digital muestran un gran apego a viejas costumbres.

Desaprender y volver a aprender no es tan fácil como suena, se requiere más que voluntad para cambiar. Decimos algunos, que avanzamos con las criptomonedas, pero nuestras actuaciones y pensamientos están aún en el siglo pasado.

Creando la empresa del mañana ahora, para entrar definitivamente en la rueda del futuro.

>> Es disrupción no continuación,  y está representado por quienes asimilen las tecnologías disruptivas y cambien su propio mapa mental. El mundo que se diseña en esta nueva era, será diferente en todo<<     

Las señales del fin de este ciclo están desde hace rato a nuestro alrededor, no son culpables ellas sino las vemos. Precisamente por eso a través de nuestra historia han sido pocos los que triunfan.

Ni siquiera voltee a ver que excusa mejor se adapta a su personalidad. En lugar de buscar conspiraciones, enemigos  y pare usted de contar, concéntrese en sí mismo.

No sigas buscando por los lados y quizás una vez que se sincere, verá que las posibilidades están allí.

Creando la empresa

“El despliegue de la Blockchain, el Bitcoin y la Criptomonedas está en sus fases iniciales. Ni la cadena de bloques sirve para todo, ni el bitcoin es el salvador del mundo y tampoco las criptomonedas son todas buenas”.

¿Se acuerdan? Esto apenas está empezando y no crea que vaya a tener infinitas posibilidades de subirse. Y aunque es posible que tenga varias opciones, mejor se apura.

No sé si en ocasiones vemos el mismo mundo que está fluyendo a nuestro alrededor. La brutal dinámica que ha impuesto la pandemia a nivel global, parece no ser suficiente para muchos. Acostumbrados a no salir de su zona de confort, se atrincheran en su mundo conocido y esperan.

Su esperanza en que con la receta tradicional, podrán de nuevo abrir su empresa y sobrevivir. Precisamente simplemente quedarse con lo básico. Lógicamente muchos ni siquiera sobrevivirán y simplemente desaparecerán.

Pero es que incluso he conocido a otros que supuestamente están en esta evolución y actúan exactamente igual. Los ayuda un tanto su proceso de digitalización, quizás hasta prosperen. Aunque al final serán prácticamente borrados también del escenario.

Creando la empresa del mañana ahora, es internalizar la disrupción porque está ya está en nuestra mente. Se mueve junto a nosotros, responde con acciones y hechos nuevos, innovadores y profundamente distintos.

Pensar precisamente que tan solo usando tal o cual tecnología reciente se resuelve todo, actúa en el pasado. Responde de esa manera al viejo cliché de que “en un mundo de ciegos, el tuerto es rey”. Craso error.

Las señales de la muerte de este ciclo se han disparado por el ‘aleteo de un cisne negro’.

“Este batir de alas ha convertido a todo el planeta en una verdadera pandemia financiera. Que obligatoriamente producirá profundas consecuencias sociales, políticas y económicas”.

Del mañana ahora

En Venezuela el bolívar, la moneda oficial, vale menos que cero. Con la cuarentena y el cierre de casi todas las empresas, el panorama es sinceramente aterrador. Porque ni siquiera tienes el consuelo de tener cierto refugio al final en una moneda fiat más o menos dura.

El patrimonio empresarial, personal y familiar sencillamente desaparece por completo. Sin embargo los empresarios parecen estar esperando que los lleven a cumplir su sentencia de muerte, la inanición es total.

Quizás el ejemplo de Venezuela se pueda extrapolar a otros países, pero para no entrar en profundidades me quedo aquí. Es como si todos viéramos en presencia, a las fuerzas que chocan y marcan la ruta, y nos quedemos solo esperando a ver cuando nos toque el golpe.

Creando la empresa del mañana ahora, porque nadie lo hará por ustedes. O toman la decisión de asimilar y procurar reinventarse, o quedaran para la historia.

En el mundo las potencias y los poderes chocan y procuran marcar lo que viene. Daños colaterales dicen eufemísticamente. No se distraiga en este pulso de poderes, el mundo como lo conocemos no será el que viene.

Las tecnologías como la blockchain, el bitcoin y las criptomonedas pueden, junto a otras, abrir el camino para que superemos esto. La empresa del futuro hay que erigirla ahora, para luego es tarde. Tenemos las herramientas y las posibilidades, por eso definitivamente no hay problema.

El tema es que debemos cambiar nuestro mapa mental, asimilar que todo cambio y que para triunfar en lo que se construye, es necesario estar convencido.

Creando la empresa del mañana ahora, requiere que se ponga en marcha. Aprenda a desaprender y prepárese para el futuro.

Imagen de Geralt en Pixabay  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here