China y la ruta de la seda han sido conceptos íntimamente relacionados a través de la historia. La gloria y los beneficios de los tratados comerciales que se dieron en esa época nos llegan como la brisa del anuncio de nuevas posibilidades.

Los miedos que subsisten de caer en las redes del globalismo. Así mismo, los abusos a la soberanía que han llevado a cabo los organismos supranacionales han generado una contracción de las relaciones internacionales. De igual manera, la aparición del Covid-19, se ha sumado en esta ecuación para favorecer el despertar de otro monstruo: el nacionalismo chauvinista.

Pese a ello, China ha ido avanzando hacia lo que pudiéramos interpretar su herencia histórica. No a la contemporánea, sino a la antigua que logró unir a Europa y Asía a través del comercio. Esta iniciativa, augura un futuro próspero para la región. Pues el libre comercio impulsa procesos de paz que no son posibles con medidas coercitivas y amenazas militares.

Al respecto, el cuerpo de ideas de la escuela austriaca de economía apoyan la idea de que el comercio internacional favorece más a la paz y coloca obstáculos a la guerra. Allá en donde no se negocia prevalece la acción bélica.

En este sentido China, nuevamente nos sorprende este domingo con la firma de un tratado de libre comercio que reúne a 15 países de Asia. El cual, se denomina el mayor tratado de libre comercio del mundo. Donde, lamentablemente no se encuentra EEUU.

Una ruta de la seda digital

Aunado a esto, este viernes el presidente Xi Jimping, ha declarado que promoverá la construcción de un “puerto digital China-Asean para impulsar la conectividad digital y construir una ‘Ruta de la Seda digital”. Esto en el contexto de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático ASEAN.

En este sentido, el gobierno Chino se encuentra en una situación privilegiado. Siendo el principal competidor en la carrera de una moneda digital que podría imponerse en los próximos años de ser concretada. Sin embargo no es el único elemento involucrado. China se ha venido preparando en lo interno. Ya que es una de las naciones que más se ha familiarizado con la tecnología Blockchain promoviendo la creación de ciudades digitales. Y que hoy suman más de 51.

Sumado a esto, sigue siendo China quien concentra la mayor cantidad de mineros de Bitcoin. Además, hace poco se convirtió en uno de los mayores tenedores de Bitcoin tras confiscar la policía china un total de 194,774 Bitcoin al esquema fraudulento PlusToken Ponzi. Lo cual es equivalente al 1% del suministro total de Bitcoin.

China se ha impuesto en el mercado internacional. Así lo ha afirmado el aun candidato presidencial Joe Biden. Quien se proyecta como posible triunfador de las elecciones 2020. En sus recientes declaraciones ha admitido su intención de trabajar conjuntamente con China. Lo cierto es que el mundo pareciera estar en las mejores posibilidades, por lo menos tecnológicas para crear una ruta comercial virtual mundial.

 

 

Imagen cortesía de evening_tao en Freepik

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here