Este mes de Noviembre se realizó en Brasil Blockchain Connect 2020. En el cual, se lanzó la criptomoneda OYX una moneda mundial indígena transcultural. Una herramienta para los pueblos indígenas para combatir la miseria en la que se encuentran inmersos. Para su creador, Elías Oyxabaten Surui es Blockchain un arma para los indígenas de Brasil.

El ejemplo que los pueblos Surui y Cintas largas ubicadas en la zona de los estados de Rondônia y Mato Grosso es envidiable. Ciertamente es un ejemplo de lo que pueden lograr las comunidades en el mundo.  Estos pueblos se encuentran inmersos en innumerables acontecimientos desfavorables.

Parte de los cuales, tiene que ver con la pandemia que ha arrasado con estos pueblos. De igual manera, los asesinatos y la contaminación producto de la minería ilegal ha socavado la forma de vida de estas tribus.

En la opinión de Elías Oyxabaten Surui, los gobiernos han olvidado su compromiso e irrespetado los derechos constitucionales de los pueblos aborígenes del Brasil.

Por este motivo surge OYX un token de utilidad. Que, a diferencia de Bitcoin no tiene características de inversión. Su objetivo principal es garantizar la autonomía de las personas Surui-Cinta Larga sobre la gestión de sus propios recursos. Con el fin, de hacer transparentes las transacciones que involucren recursos de territorios surui-cinta-larga. Y eliminar así la extracción ilegal de recursos.

Es sin duda un modelo que puede ser copiado por pueblos similares en África. Y por qué no, por comunidades de entornos desfavorables que necesiten prescindir de intermediarios ineficientes.

En principio, se emitirán 100 millones de OYX. Los cuales, tendrán un valor de 10 reales por unidad. Entre los objetivos de la recaudación de fondos se encuentra: la construcción de escuelas, la compra de semillas y equipos y acciones de saneamiento.

Blockchain un arma para indígenas

Para los creadores de esta criptomoneda. Sin una moneda propia los Cinta-Larga-Suruí nunca serán verdaderamente libres. E incluso podrían desaparecer como cultura y como pueblo.

Y en este sentido, agregan: “Blockchain es el arma, y OYX es el medio para hacer y ganar la guerra sin derramamiento de sangre, según los supuestos de la más alta racionalidad.”

El uso de la cadena de bloques elimina la necesidad de intermediarios entre la comunidad Suruí-Cinta Larga y los compradores de recursos. De tal manera, que las personas interesadas en donar recursos a la comunidad podrán hacerlo directamente. Y con la garantía de que el gobierno brasileño no se apropie indebidamente de estas.

De igual manera, es una forma de que gobiernos como el Israelí puedan combatir la extracción ilegal de minerales extraídos de la zona Suruí-Cinta Larga. Por ejemplo, será suficiente que el gobierno israelí u otros requieran que los eventuales titulares de recursos envíen el registro correspondiente en la cadena de bloques de transacciones.

El creador de OYX, Oyxabaten. Quiere mostrarle a su comunidad que existen herramientas tecnológicas que son poderosas para la defensa de su gente. En todo caso, reconoce que se busca es que todo se haga según lo determina la Constitución.

El ejemplo que representa esta iniciativa de los pueblos nativos del Brasil demuestra las bondades de la cadena de bloques. Blockchain un arma para indígenas de Brasil, se puede extender y usar de manera semejante por las comunidades en situaciones de riesgo en el mundo.

 

 

Imagen cortesía de 0melapics en Freepik

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here