Si novel y en etapas tempranas, nos encontramos a nivel global, es nuestra región las cosas están un poco más crudas. Blockchain, cripto y Latinoamérica 2020, es un paseo por las perspectivas reales que se nos presentan.

Como apasionados de la tecnología y fuerza de la cadena de bloques y de las criptomonedas, nos entusiasmamos con los logros y avances. Como investigadores y para nada asiduos a supuestos o estimaciones sin fundamento, nos atenemos a los hechos, las realidades y los números.

Precisamente una de las cosas en la que más debemos trabajar en la región, es a aprender a escuchar todas las voces, aun las que son totalmente contrarias a esta evolución. Si realmente creemos, y practicamos, cosa no muy común entre muchos dentro de la comunidad cripto, los postulados y filosofía que respaldan esta disrupción, debemos transparentar nuestro pregón.

Una de las características que más destacan dentro de las criptomonedas, es que nadie puede imponer su verdad sobre los demás. El verdadero quiebre de los paradigmas, está precisamente en cambiarlos a pesar de los demás.

Blockchain, cripto y Latinoamérica 2020, reconoce los logros que hemos alcanzado hasta ahora. Igualmente, ponemos las cosas en su justa dimensión y colocamos el dedo, exactamente donde las cosas no son como las pintan.

Nuestro continente, siempre ha sido llamado la tierra de la esperanza. Lamentablemente no hemos podido pasar de ese nivel y de manera recurrente da la sensación, de que damos vueltas en círculos.

De nuestra historia muchos no han aprendido nada. Terminamos creyendo que algo no sirve, porque aquí no funciona.

Y mientras una parte de la comunidad global de las criptomonedas y la blockchain, empiezan a darse cuenta que lo político y lo social son esenciales para intentar cualquier cambio, aquí seguimos creyendo que una nueva tecnología es todo.

Blockchain Latinoamérica 

Es necesario entender que el uso de la cadenas de bloques más allá de las criptomonedas, se está desarrollando en rutas, no obligatoriamente separadas, pero si en caminos muchas veces paralelos, pero no coincidentes. A pesar que el impulso de la adopción cripto, puede llevar a la implementación de la blockchain en sectores distintos al financiero, esto no necesariamente sucede al mismo tiempo.

Vamos a revisar la buena iniciativa del “Mapa del Ecosistema Blockchain de Latinoamérica”, realizado por la Alianza Blockchain Iberoamérica, Blockchain Summit Latam y ONG Bitcoin Argentina. De las 102 empresas de tecnología blockchain, 57 pertenecen a Servicios y Software Empresarial – Consultoría, Servicios Financieros y a medios de comunicación.

Gobiernos y sectores públicos apenas figuran. Y colocando las cosas en su justa dimensión, solo la plataforma Tradelens, que no figura en el estudio, puede ofrecer números importantes de uso, en este caso empresarial.

Leo Elduayén COO de Koibanx, una empresa dedicada al desarrollo de soluciones en Blockchain y productos, declaraba hace poco que “En el caso de la Argentina, al igual que en toda América latina, la adopción es escasa, no obstante, el tamaño de la oportunidad es tan grande como el volumen de las industrias que busca transformar”.

De acuerdo, pero falta mucho más para encender el carro de la adopción generalizada. Sin el concurso del sector gobierno, es en extremo duro crecer realmente hacia un ecosistema blockchain en la región.

Asimilar que la política y lo social son fundamentales para propiciar estos cambios, es necesario. Hace falta impulsar de manera efectiva la incorporación del sector público a los congresos, encuentros y seminarios que se ejecuten. Seguir escuchándose a sí mismos puede ser agradable, pero no efectivo.

Sensibilizar a los ciudadanos, implica salir de la especulación financiera y de los intereses personales.

Cripto Latinoamérica 2020

Las inmensas posibilidades de las que se hablan para América Latina en cuanto a criptomonedas y cadena de bloques, pasa realmente por ser efectivos y masivos.

Una crisis financiera, unos determinados costos de operación, o que una suma importante de personas no esté bancarizados, no van a propiciar ninguna masificación por sí mismas. Posiblemente algún empresario arriesgado tenga éxito, pero eso no representa que se adoptó extensivamente algo.

Blockchain, cripto y Latinoamérica 2020, debe ser una oportunidad, para empezar a aprovechar de manera coordinada nuestras fuerzas. Nadie, ni a nivel global, ni por supuesto regional podrá hacer solo la tarea.

En lo absoluto el éxito empresarial y personal, está reñido con lo se intenta construir, pero debe quedar bien claro el contexto de cada uno. Debemos aprender de nuestra historia y de los errores para poder diseñar sociedades distintas a estas.

Hoy más que nunca se debe hacer efectiva la frase de una relación “ganar, ganar”. Salir de la zona de confort y mirar el bosque es inaplazable. No podemos seguir inflando historias de supuestas adopciones masivas por que bitcoin se ha convertido en un refugio de una minoritaria cantidad de latinoamericanos. Les garantizo, que ninguno de los millones no bancarizados latinoamericanos, ha comprado bitcoin  por sí mismos.

Escuchemos las críticas y seamos menos complacientes con los cantos de sirenas. En el resto del mundo, del que también formamos parte, algunos entienden ahora los pasos que hay que dar.

Cuando hablen de masificación y adopción, nunca se olviden de los números de sus propios países, no en supuestos, no en estimaciones.

Blockchain, cripto y Latinoamérica 2020, para colocar el contexto, avanzar sobre lo real y fortalecer lo logrado. Los caminos son variados, los actores disimiles en muchos casos y las rutas muy empinadas en varias etapas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here